Banner de las comunidades integradas a Gundo

Familia con niños


¿Qué nutrición requieren los niños y adolescentes?

La nutrición infantil y durante la adolescencia es un pilar fundamental para un adecuado crecimiento y desarrollo. Las necesidades energéticas varían según la etapa de la infancia o adolescencia. En la etapa inicial, los primeros 3 años de vida, una alimentación equilibrada es necesaria para un buen desarrollo cerebral, mientras que en la adolescencia es necesario para impulsar el crecimiento y desarrollo puberal del adolescente. Además de brindar una alimentación balanceada y óptima, a nivel conductual, la infancia es el periodo clave para fomentar y adaptar hábitos de alimentación saludables. Sin embargo, para fomentarlos es necesario que la familia esté involucrada en este proceso y también los ponga en práctica (1).

Consecuencias de una mala nutrición en niños

Brindar una nutrición óptima en esta etapa de la vida es vital y las consecuencias de llevar una alimentación con excesos o deficiencias tienen efectos a corto y largo plazo.

El término malnutrición se refiere a las carencias, excesos o desequilibrios en la ingesta de energía, proteínas y/o otros nutrientes que se pueden dar en esta etapa de la vida (2). En cuanto a los excesos, la incidencia de obesidad en pacientes pediátricos ha aumentado significativamente en los últimos años debido al consumo excesivo de alimentos industrializados. La obesidad es la consecuencia de un consumo excesivo de energía, sin embargo, el consumo excesivo de energía no los exime de presentar signos de deficiencias de vitaminas y minerales. La obesidad a temprana edad aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas no transmisibles como la diabetes, hipertensión arterial, hígado graso, entre otras

Contrario a esto, una alimentación deficiente en energía produce un detenimiento en el crecimiento ponderal, pérdida de tejido graso y muscular, mal desarrollo cognitivo y signos de deficiencias de vitaminas y minerales (3).

¿Qué alimentación debería llevar un niño?

Las porciones a consumir varían según la etapa de la infancia o adolescencia en la que se encuentren, sin embargo, es importante que, en todas las edades, la alimentación sea balanceada y está compuesta por todos los grupos de alimentos; leche y productos lácteos, carnes y fuentes proteicas, cereales, frutas, vegetales y aceites (2).

Las recomendaciones según cada etapa son las siguientes:

  • 0 a 2 años de vida: la lactancia materna debe ser la fuente exclusiva de alimentos en los primeros 6 meses de vida. Esta favorece a la regulación metabólica, protección inmunológica, disminuye el riesgo de la sensibilidad alérgica y disminuye la incidencia de enfermedades crónicas (3). La alimentación complementaria se debe de iniciar a los 6 meses de edad, no antes ni después. Una introducción muy precoz puede conllevar a riesgos a corto y largo plazo y una introducción muy tardía puede aumentar el riesgo de problemas nutricionales como el déficit de hierro y calcio. Al iniciar la introducción se debe ir progresando en texturas y tipo de alimentos de forma paulatina (4). Durante estos años se debe llegar a brindar en un día las siguientes porciones: 2 tazas de leche y productos lácteos, 2 onzas de carnes y fuentes proteicas, 2 onzas de cereales, 1 taza de frutas, 1 taza de verduras y la grasa no se debe limitar (2).
  • 3 a 4 años de vida: Durante estos años se debe llegar a brindar en un día las siguientes porciones: 2 – 2 ½ tazas de leche semidescremada y productos lácteos, 2 – 3 onzas de carnes y fuentes proteicas, 3 – 4 onzas de cereales, 1 – 1 ½ taza de frutas, 1 – 1 ½ taza de verduras y 3 cucharaditas de grasa (2).
  • 4 – 8 años de vida:Durante estos años se debe llegar a brindar en un día las siguientes porciones: 2 ½ - 3 tazas de leche descremada y productos lácteos, 3 – 5 onzas de carnes y fuentes proteicas, 4 – 5 onzas de cereales, 1 ½ - 2 taza de frutas, 1 ½ - 2 taza de verduras y 4 cucharaditas de grasa (2).
  • 9 – 13 años de vida:Durante estos años se debe llegar a brindar en un día las siguientes porciones: 3 tazas de leche descremada y productos lácteos, 5 onzas de carnes y fuentes proteicas, 5 – 6 onzas de cereales, 1 ½ taza de frutas, 2 – 2 ½ taza de verduras y 4 – 5 cucharaditas de grasa (2).
  • 14 – 18 años de vida:Durante estos años se debe llegar a brindar en un día las siguientes porciones: 3 tazas de leche descremada y productos lácteos, 5 – 6 onzas de carnes y fuentes proteicas, 6 – 7 onzas de cereales, 1 ½ - 2 taza de frutas, 2 ½ – 3 taza de verduras y 5 – 6 cucharaditas de grasa (2).

Se debe moderar el consumo de dulces, postres y bebidas artificiales pues puede perjudicar a la salud (2).

El seguimiento y control con un médico y nutricionista es esencial para el adecuado crecimiento y desarrollo de los niños y niñas. GUNDO es una herramienta que te ayudará a seleccionar aquellos alimentos que beneficiarán su salud y hará que la experiencia de compra en supermercado sea más placentera y acertada. Únete a nuestra comunidad y síguenos en redes sociales para más información.

Forma parte de la Comunidad Gundo

¿Quieres ser el primero en probar GUNDO?

Enterate de nuestros últimos post

Referencias

  1. Williams AM, Suchdev PS. Assessing and Improving Childhood Nutrition and Growth Globally. Pediatr Clin North Am [Internet]. 2017;64(4):755–68.
  2. Beer S, et al. Pediatric Nutrition Reference Guide. Texas Children’s Hospital. 11th Edition.
  3. Martin-Aragón S. Nutrición Infantil: Nuevos ingredientes funcionales. Universidad Complutense de Madrid. Vol. 19, Núm. 9, octubre 2010
  4. Gomez Fernandez M. Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría sobre la Alimentación Complementaria. Comité de Lactancia Materna y Comité de Nutrición de la Asociación Española. 2018, nov 9.